domingo, 27 de marzo de 2016

El azul lejano

Hacía volar a las palomas
con una rama del árbol en su mano,
corriendo de un lado para otro
sobre las baldosas de la plaza centenaria
un sábado por la tarde del mes de marzo.
Yo escuchaba la música del agua de la fuente
y miraba hacia un cielo azul lejano
más allá del verde de los árboles,
uno de esos cielos azules
que jamás amarillean con los años.




No hay comentarios:

Publicar un comentario