domingo, 31 de julio de 2016

El zumbido

El zumbido de una abeja
también equilibra el universo,
y el aleteo de esa mariposa,
y las piedras que mueven las mareas.
No solo son Mozart o Beethoven.
Ni tú cuando te sientes el rey del mundo.
Ese simple zumbido que no percibes
entre el ruido del tráfico y el viento
también consigue que Urano y Neptuno
no acaben chocando frontalmente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario