viernes, 30 de diciembre de 2016

Calima

Toda esa arena oscurece el agua.
Las nubes que trae el siroco del desierto
también ocultan los fondos abisales
y desorientan a los grandes peces
en sus singladuras transoceánicas.
A veces vislumbro oasis en los horizontes
que sigo soñando en todas las playas.
También las nubes, cuando traen arena,
viajan siempre entre las aguas
como esos grandes barcos que amarillean
tras el azote incesante del salitre y el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario